Comunicazione trasparente

 

Comunicación transparente


Desde los años noventa del siglo pasado, toda la legislación moderna, como la ley italiana 231/2001 (o la también italiana 241/1990), viene alentando a las entidades públicas y privadas a adoptar modelos organizativos y de control destinados a mejorar el desempeño en materia de cumplimiento, anticorrupción y transparencia.

Sin duda esta es la orientación de las certificaciones EN-ISO en cuanto a calidad de los servicios, la ley italiana 190/2012, la también italiana 97/2016 y los códigos éticos y de autorregulación que se están desarrollando con una frecuencia creciente.

Si bien es cierto que en Italia existe un alto riesgo de acabar, con o sin motivo, involucrado en un procedimiento de carácter judicial, es igualmente cierto que este riesgo puede mitigarse considerablemente si se decide prevenir (mediante la adopción de precisos y detallados protocolos de comunicación transparente), a fin de tratar eventuales malversaciones y los inevitables efectos asociados a estas.

En el sector privado, llevamos a cabo consultorías con el objetivo de reducir el riesgo de ilegalidad, blindar al cliente frente a un eventual proceso mediático y proteger a la cúpula de la organización ante conductas indebidas por parte de directivos intermedios que, de otro modo, serían difíciles de supervisar.

Profundizar en técnicas dirigidas a la comunicación transparente constituye la competencia clave de nuestra época a la hora de gestionar asuntos extremadamente delicados que tienen un impacto sobre el futuro de las empresas, sobre la estabilidad de las instituciones y sobre las propias personas que las dirigen.